Su Compañía de Hoy y de Siempre

Las finanzas del divorcio

Durante sus 18 años de matrimonio, Susie y Bruce habían creado una vida cómoda y estable. A base de mucho trabajo, habían logrado realizar el sueño de los que viven en este país: una casa con cuatro dormitorios en una comunidad suburbana con escuelas seguras y de calidad; un capital ahorrado y creciendo que incluía fondos para la universidad de los hijos; y suficiente dinero en efectivo para tomar vacaciones varias veces al año.

Entonces se divorciaron. Cuando las cosas se calmaron después de dos años de batallas legales, la casa se había perdido, así como casi todos los demás bienes. Bruce vivía en un inmenso complejo de apartamentos, con vecinos ruidosos y un balcón de seis por tres pies; Susie, a los 40 años, declaró bancarrota y se mudó con su madre. Las dos hijas adolescentes van y vienen a la deriva, de la casa de la mamá a la del papá y a las de amigos, habiendo abandonado sus planes de ir a la universidad.

El divorcio puede ser un desastre económico. Cuando una pareja decide separarse, es casi siempre por razones personales tales como incompatibilidad o infidelidad. Las discusiones muy pronto vuelven hacia el dinero, sin embargo, y el resultado puede ser verdaderas batallas, aún en las separaciones "amigables". Todos pierden, excepto quizá los abogados.

No tiene que ser así. Pocas personas pueden pensar en el divorcio como algo divertido. No obstante, no debería transformar su vida en un desastre económico. Hay maneras de reducir los gastos.

El divorcio es caro, como pueden confirmarle muchas de las más de un millón de parejas. Los datos exactos son muy difíciles de calcular, dice Lynne Diamond, presidente de una firma de consultores llamada Divorce Wizards. En una entrevista exclusiva con newyorklife.com, en 1999, Diamond dijo que "de acuerdo con los mejores estimados, el costo promedio es de unos $18,000 por persona".

En los divorcios con mucho conflicto, en los cuales están involucradas grandes fortunas, el precio puede ser muy alto, dice Laura Johnson, consultora de leyes de familia y autora de Divorce Strategy: Tactics for a Civil Financial Divorce (Broken Heart Publishing, 1998). Según un ejemplo que ella citó a newyorklife.com, el precio final del divorcio llega a más de $200,000. Lo peor es que el conflicto puede durar años.

Un factor que se está reconociendo es la conexión entre la pena emotiva del divorcio y su impacto en las finanzas. El divorcio puede conducir a la depresión mental y a la inestabilidad emocional. De hecho, el índice de depresión es casi tres veces más alto entre hombres y mujeres divorciados que entre parejas casadas que nunca se han divorciado, de acuerdo con un "Fact Sheet on Divorce in America" por Glenn T. Stanton1. Es muy común que el nivel de ejecución y de productividad baje dramáticamente por el estrés, las reuniones con abogados y el tiempo que se necesita para construir una vida nueva. Esa es quizá la razón por la cual "si usted contrata un abogado de divorcios hoy, es muy posible que contrate un abogado de bancarrotas en unos dos o tres años", dice Diane Sollee, miembro de la Coalición para la Educación de Matrimonios, Familias y Parejas. (Coalition for Marriage, Family and Couples Education)2.

1"Why Marriage Matters: Reasons to Believe in Marriage in Post–Modern Society", (Pinon Press, 1997).
Sitio en el Web: www.smartmarriages.com/divorce brief.html
2"After the Split", The Kansas City Star (August 16, 1998).

¿Por qué es tan caro el divorcio? De acuerdo con Diamond, entre las razones principales se incluyen:

  • Ira. "Tienen la actitud de – me divorciaré de ti hasta la muerte" – dice Diamond. "Tratan de destruirse entre ellos. El resultado es la destrucción mutua".
  • Ignorancia. Al no entender el proceso, las parejas cometen errores costosos.
  • Rapidez. Apresuran el trámite. Ya sea el esposo, la esposa o ambos están tan ansiosos de terminar el matrimonio o acabar con la pena del divorcio que toman decisiones apresuradas, a menudo con terribles consecuencias posteriores.
  • Delegación de poder. Ellos dejan que los abogados hagan todo. Muchos abogados intentan crear una guerra de papeleo. Eso puede aumentar sus honorarios, a expensas de la pareja que se divorcia.

Hay muchas maneras de ayudarle a mantener sus gastos bajo control. Mientras que el divorcio casi por definición crea una situación adversa, no tiene que convertirse en un desastre económico.

  • "Traten de cooperar entre ustedes", dice Diamond. "No importa cuán molesto sea, traten de llegar a sus propios arreglos, y que el abogado simplemente los implemente".
  • Al mismo tiempo, a no ser que tenga pocos bienes y no tenga hijos, no trate de hacerlo usted mismo. Use abogados, dice Diamond. En algunos estados se pueden contratar mediadores. Ellos pueden ahorrarle dinero.
  • Ponga todo por escrito. No haga tratos aislados verbales.
  • Sume el seguro de vida a la ecuación para reducir el sentimiento de pérdida económica y aumentar la cooperación mutua. Por ejemplo, es común en un convenio de divorcio requerir que una de las partes proporcione seguro de vida sobre la vida de uno o de los dos. Eso es particularmente común cuando hay hijos menores de por medio. En algunos casos las pólizas existentes se pasan a una de las partes. O se compra nueva cobertura, y una de las partes acepta pagar las primas por un período determinado. Hable con un agente de New York Life para obtener los detalles.

Después del divorcio, hay cosas que usted puede hacer para protegerse económicamente. Entre ellas se pueden incluir:

  • Cambiar su testamento. En algunos estados, un divorcio invalida automáticamente un testamento. No obstante, reúnase con su abogado y actualice su testamento para que refleje su situación actual.
  • Hablar con su agente de New York Life sobre cualquier cobertura actual de seguros que usted tenga y posibles ajustes a la cobertura. Especialmente si usted tiene hijos, sus responsabilidades para con ellos continúan, y usted puede necesitar seguro adicional.
  • Desligarse del crédito. Es sorprendente cuántas personas dejan sus tarjetas de crédito en manos del ex cónyuge. Asegúrese de que todas sus tarjetas de crédito estén canceladas y de que las nuevas tarjetas lleven sólo su nombre. De otra manera, su responsabilidad por las cuentas de su cónyuge continúan.
  • Repasar los bienes de jubilación. Es común que un juez divida el dinero de IRAs y de la pensión justo por la mitad. De un día a otro sus bienes de jubilación podrían reducirse a la mitad. Usted necesita reunirse con un profesional para hablar sobre el modo de reconstruirlos.

Hay pocos ganadores cuando una pareja se divorcia. El precio por la pena emocional y el sufrimiento, así como en dólares y centavos, puede ser extremo. El proceso también puede prolongarse por años. Aún así, cooperando y aprendiendo las "reglas" usted y su cónyuge pueden salir razonablemente bien librados. ¡Buena suerte!

Un agente de New York Life – capacitado profesionalmente y con experiencia — puede ayudarle a analizar lo que usted necesita y recomendarle las soluciones apropiadas sin costo alguno para usted.

Para mayor información, visite la sección llamada Nuestros Agentes o llame sin costo al 1–877–692–8432. Esta información es gratuita y no conlleva obligación alguna.

Este material se presenta con fines informativos unicamente. New York Life y sus agentes no proporcionan asesoría legal, de contaduría o de impuestos. Para obtener consejos en materia legal, de contaduría o de impuestos, consulte a sus asesores personales.

Los documentos ofreciendo los productos mencionados están escritos en inglés.
Offering documents for the referenced products are available in English only.

Rate
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)

To Top
 
Las finanzas del divorcio

Artículos Relacionados

Las finanzas del divorcio

El Divorcio Ocurre

© 2011 New York Life Insurance Company, New York, NY. All rights reserved.  Privacy Policy  Site Help/Disclosures